Traducción y adaptación cultural

Traducción y adaptación cultural: la mejor manera de vender en otros países

 

  • Para poder vender en las diferentes tiendas de Amazon es necesario adaptar los contenidos al lenguaje de cada país.
  • Este proceso va más allá de traducir literalmente los términos y las palabras ya que hay que entender cómo piensan los compradores a la hora de buscar productos en Amazon.

 

Una de las principales ventajas que te ofrece vender tus productos en Amazon es que puedes hacerlo globalmente y llegar a miles de millones de personas por todo el mundo. Pero, esto no es tan sencillo como simplemente tener colgados tus productos en la tienda de cada país, si no que también tienes que facilitar que los clientes los encuentren.

Para ello, es fundamental que traduzcas todos los aspectos de tus productos, desde el título, los Bullet Points y la descripción; hasta las páginas A+, la Store o la Brand Story.

Pero esto va más allá que simplemente meter todos los textos en un motor de traducción (como Google Translator) debido a que no en todos los países se buscan las cosas de la misma manera.

Por ello, lo ideal es contar con traductores nativos, como los del equipo de Nozama Solutions, que adapten culturalmente los contenidos de un país a otro. ¿Quieres saber más sobre la importancia de esto? Sigue leyendo.

 

¿Traducir solo? ¡No! También adaptar culturalmente

 

Uno de los errores más comunes al publicar productos en otros idiomas es el de traducir literalmente todas las palabras de una lengua a otra, debido a que en cada lugar se utilizan unos términos diferentes para buscar las mismas cosas.

Por ejemplo, en nuestro país quizás se use la palabra “monitor” mientras que en Francia se utilice “pantalla”. Esto es algo que ocurre también dentro de nuestro propio idioma, como ocurre en el caso de España y Latinoamérica al hablar de “coche” y “auto” o de “móvil” y “celular”.

Lo mismo ocurre con las frases hechas o con los guiños a la cultura popular. El refrán “A quien madruga Dios le ayuda” no se puede traducir al inglés como “God helps those who get up early” puesto que en los países anglosajones, aunque lo podrían entender, carecería de sentido. De igual manera, “The early bird catches the worm”, que en castellano viene a significar que “El pájaro madrugador atrapa al gusano”, a los hispanohablantes nos sonaría mal. ¿Te imaginas ir a comprar un despertador en Amazon y encontrarte con esa frase? ¿Qué cara se te quedaría?

Por este motivo, Nozama cuenta con traductores nativos, que sean capaces de entender y comprender por completo el contexto en el que se coloca cada producto para adaptarlo de la mejor manera posible a su lengua natal. De esta forma son capaces de transmitir exactamente lo mismo que lo que el creador de contenido en castellano, haciendo que la intención comunicativa sea la misma independientemente del idioma.

A este proceso se le llama adaptación cultural y es mucho más compleja que la mera traducción literal del contenido.

 

¿Cómo trabaja el equipo de traducción?

 

El equipo de traductores de Nozama cuenta con un total de ocho miembros nativos: dos para traducir a italiano, dos para francés, dos para alemán, uno para inglés y la coordinadora general de todo el equipo.

Ella es la encargada de gestionar el flujo de trabajo y los encargos que llegan para traducir. El proceso que se sigue es el siguiente:

  • En primer lugar, el equipo de creación redacta los contenidos siguiendo las indicaciones del cliente, del equipo de marketing y de los Growth Strategy Analyst con el fin de maximizar las ventas y de ajustarse lo mejor posible a las características de cada producto y a la estrategia escogida.
  • Una vez que el cliente ha dado el visto bueno a los contenidos creados, estos se envían al equipo de traducción y se indica a en qué plataformas se van a vender para así traducirlos a los idiomas necesarios.
  • Desde coordinación se revisan, organizan y asignan a los respectivos traductores para que comiencen el proceso. Los archivos se dividen y traducen separando títulos, Bullet Points y descripciones, para así ajustarse correctamente a los respectivos límites de caracteres. Además, cada traductor ha de realizar un keyword research nuevo en su idioma para encontrar las palabras clave que se usan en cada región y así adaptar culturalmente los contenidos para que los clientes los encuentren al buscarlos. De igual manera, han de estudiar y conocer los productos para que la traducción sea lo más fiel posible a la información original.
  • El trabajo se realiza a través de la herramienta XTM, que funciona junto al motor de traducción DeepL y que les permite agilizar el proceso gracias a la creación de memorias de traducción. Esto es muy útil, sobre todo cuando trabajan con grandes catálogos de productos parecidos, ya que el sistema es capaz de reconocer el porcentaje de coincidencia de los segmentos y permitir que la persona encargada no tenga que estar todo el rato traduciendo lo mismo. No obstante, siempre hay que revisar las coincidencias y las opciones de la memoria para validar la correspondencia y evitar cualquier fallo.

Finalmente, cuando los contenidos están traducidos y optimizados, se vuelven a juntar en un único archivo que se sube al marketplace de Amazon en cada país.